Saber redactar títulos, la clave de un buen contenido

Ene 27, 2017
Jorge Méndez

Carolina Estrada / Content Manager

Además de enganchar al lector y ser básicamente la única información que pueden llegar a ver los internautas, un título puede ser la raíz y el alma de un contenido. Te explico por qué…

02 caro titulosEn literatura, el título es la forma en que el autor bautiza su obra. Se titulan las fotografías, las pinturas, las novelas, la poesía, las películas, el arte en general. Pero el título es mucho más que una forma de “bautizar” una obra, es un símbolo, es una invitación a descifrar, a interpretar un trabajo, a ser partícipe de lo que éste entraña.

¿Por qué es tan importante un título en la era del marketing digital? Contrario a la forma en que opera en la literatura, y en el arte en general, en marketing el título no puede ser una invitación a descifrar nada, porque el lector de la era de internet lo que menos tiene es tiempo. Así que el título tiene que ser justamente una forma de incitar al lector a que te lea.

En Headways, recientemente realizamos un workshop dedicado a descifrar aquello que necesitamos conocer para redactar títulos impactantes, y nos dimos cuenta de que mucho más que un tema práctico sólo para armar notas, el ejercicio nos sirvió porque saber redactar buenos títulos te provee de herramientas útiles para desarrollar contenidos capaces de enganchar a la audiencia, sea cual sea el formato.

Aquí algunas de nuestras conclusiones:

  1. Gracias a los motores de búsqueda, hoy lo único que quizá llegue a leer un internauta cuando está frente a la computadora es un título. Por eso, éste es la base de cualquier contenido y debe ser redactado con el mayor cuidado posible.
  2. Derivado de lo anterior, cualquier título debe pensarse en función del usuario, de las búsquedas que realizará para llegar a nosotros y de la forma en que lo hará, así que es imprescindible pensar en satisfacerlo.
  3. Es muy importante decirle al lector los beneficios que va a encontrar en el contenido en sí y nunca, nunca, engañarlo. La idea es que le des una probada de todo el plato, una gota que contenga en sí misma el mar…
  4. Brevedad, síntesis y capacidad de ser directo. Se trata de contarle, de manera sencilla a tu lector lo que va a encontrar si le da clic a tu contenido y ser capaz de englobarlo en menos de 50 palabras (muy relacionado con el punto anterior).
  5. Personalización, significa hablarle directamente a tu lector ideal, de expresarte en la manera en que él lo hace para lograr que se sienta identificado con tu contenido, casi como si lo hubieras escrito para él.
  6. Pensar en el posicionamiento al mismo tiempo que piensas en desarrollar un fabuloso contenido a partir de un insight. Recuérdalo: de nada sirve que tengas un gran contenido si no logra ser visto por los motores de búsqueda.

Para cerrar nuestro workshop, además de analizar los títulos de nuestros propios contenidos a fin de hallar áreas de oportunidad, nos dimos a la tarea de analizar los títulos de las noticias amarillistas más populares y encontramos que son excelentes ejemplos de cómo debemos redactar títulos para la web:

  1. Las noticias amarillistas usan títulos que van a lo que van. Son directas, te dicen lo que tienes que saber para engancharte.
  2. Aprovechan la sorpresa, el escándalo, lo emocional para conectar con su lector. Conocen a su audiencia y saben qué botones hay que pulsar para provocar una reacción.
  3. Son ultra personales: hablan tal y como su lector se expresa, no tienen miedo de usar su propia jerga, por lo que consiguen que fácilmente éste se interese por lo que dicen.
  4. Dicen lo que hay que saber, la información de la nota satisface el morbo, pero el título lo cuenta todo.

Un título te ayuda a conectar con tu lector. Es un ejercicio continuo de reconocimiento que requiere pericia y, sobre todo, una actitud crítica constante. Ahí está la clave.