Transformación digital: Cómo abrirse al cambio

Dic 06, 2016
Tamara Flores

 

Por Caterina Signorino

 

pUno de los temas menos abordados a la hora de hablar de transformación digital, es la cultura organizacional. La era digital ha supuesto una revolución en tendencias; un cambio en la manera de llevar las tareas día a día. Sin embargo, históricamente los cambios importantes que se han dado, nunca han sido fáciles para las organizaciones. Tendemos por un lado a subestimar los cambios y por el otro a ser extremadamente reactivos.

La resistencia al cambio es algo natural que se da en todo grupo de personas. Es recomendable prever ante cualquier cambio importante dentro de la organización las posibles respuestas de los individuos ante el mismo: ¿Tendré más trabajo/responsabilidad? ¿Perderé mi puesto? ¿Se evidenciarán mis fallas? ¿Tengo que cambiar la manera en la que hago mi trabajo? ¿Me sacarán de mi zona de confort? ¿Qué se espera de mí? ¿Qué beneficios trae? ¿Hacia dónde lleva a la organización? Tomar una postura proactiva ante este comportamiento, le ahorrará tiempo y dinero a la organización, sin contar la minimización del impacto del costo de oportunidad por lograr adaptabilidad a los cambios.l

Los siguientes tres elementos se encuentran dentro de los más importantes impedimentos para lograr el cambio hacia el camino a la transformación digital:

  1. Trabajo en silos:

Cuando los departamentos dentro de una empresa no se comunican entre sí, no comparten objetivos ni una visión común, se hace muy cuesta arriba lograr que los procesos fluyan. Por ejemplo, la postura de finanzas puede ser muy diferente a la de sistemas en cuanto a la compra de una licencia. No lograr que ambos departamentos se entiendan, puede ocasionar un retraso de años hasta lograr que la organización tenga las herramientas necesarias para operar. El ecosistema digital crea una serie de dependencias de marketing hacia los departamentos de legal, RRHH, compras, logística y sistemas (en algunos casos pueden ser más). Sin un catalizador que permita la alineación de todos los equipos, se vuelven fallidos los intentos por volver las organizaciones tradicionales en organizaciones digitales.

  1. Cultura:

Es importante también considerar que el “modus operandi” de una empresa, influye mucho en lograr procesos de transformación exitosos. El clima organizaciónal, estructura y los procesos, son claves para tener un ambiente propicio al cambio. Por tanto, es recomendable hacer un diagnóstico previo ante cambios importantes, de forma que sea posible evaluar la situación en el escenario actual y así determinar cualitativa y cuantitativamente, las acciones necesarias para abrir el camino hacia la transformación digital.

  1. Liderazgo y visión:

El tema digital ha tenido un impacto generacional importante. Los más jóvenes tienen menos miedo y resistencia cuando escuchan hablar de dispositivos tecnológicos, redes sociales y tecnologías. Por esta razón, muchas veces el liderazgo de las empresas – que tiene más tiempo y experiencia en la organización- decide delegar los temas digitales en los más jóvenes o nuevas contrataciones de la empresa. Estas prácticas convierten a las empresas en gigante dinosaurios difíciles de mover. Con la constante inexperiencia de los más jóvenes y las trabas de los más antiguos de la empresa, para dar los pasos necesarios de la manera menos arriesgada. Por esta razón, es imprescindible que el liderazgo esté altamente involucrado en todo el proceso y proporcione la estrategia completa del proceso de transformación, así como imprimir la visión en cada uno de los miembros para lograr que conduzcan hacia el puerto deseado.

Cómo volverte una organización flexibleo

Para lograr mitigar los efectos de la resistencia al cambio, busca volverte una organización flexible. Las siguientes buenas prácticas te pueden ayudar a ser una organización preparada para el cambio:

  • Premia la innovación:

Cuando una empresa incentiva la innovación y reconoce la misma entre sus empleados, se vuelve mejor percibido el cambio. Entenderán entonces los empleados el valor que aportan a su empresa pensando una forma mejor de entregar un servicio, o una innovación de producto que la competencia aún no ha ideado. Habrá una motivación a proponer ideas y caminos creativos.

  • Premia el trabajo en equipo:

La empresa necesita que todos sus miembros pongan lo mejor de sí para evitar pérdidas y conseguir el éxito. Reconoce el trabajo en equipo bien hecho, e incluso invita a los miembros a reconocerse entre sí. Pequeños gestos como estos, pueden mejorar mucho el clima organizacional y hacer que de forma práctica los individuos comprendan la importancia de trabajar en equipo y de forma armónica.

  • Lidera con el ejemplo:

Como se mencionaba en los factores de resistencia, el cambio debe comenzar desde arriba y permear a toda la organización. Los líderes tienen que esforzarse por aprender nuevos lenguajes, prácticas y usos. Los líderes tienen que estar dentro de la organización para hacer sentir que operar de forma digital es beneficioso para todos como individuos y como grupos de trabajo.

  • Procesos de retroalimentación:

Habilitar canales de comunicación periódicos en tu organización, en todas las direcciones posibles. No puedes hacerte oídos sordos antes problemas (que siempre existirán) emergentes. Como cualquier problemática, cuando se atiende a tiempo puede evitar males mayores.

  • Planificación Metamórfica:

Por último, no escribas nada en piedra, no tiene sentido. Sigue el ciclo del management: diagnóstica, planifica, ejecuta, evalúa y repite el proceso. No puedes llegar a la meta y seguir allí nada más, porque siempre habrá nuevos cambios. Procura ajustar tanto como sea necesario las velas del barco para asegurar que no naufrague en la costa.

Atrévete a gestionar de forma diferente el cambio, quizás este sea el primer paso que hace falta para llevar a tu organización al alto desempeño.