¿Ya tienes plan para el Super Bowl? ¿Y para el 14 de febrero?

Ene 25, 2017
Jorge Méndez

Por Jorge Méndez / Community Manager
012 temporalidadesTener una planeación anual para los negocios no es nada nuevo. Generalmente, las marcas ya ubican muy bien sus puntos fuertes y temporalidades durante el año, saben qué productos se venden más en cierta época y se preparan para ello.

Dependiendo de su giro, las marcas tienen un par de estos momentos al año y algunas llegan a hasta cuatro o cinco. La excepción son las empresas deportivas, que dependiendo de la manera de ver las cosas (torneos) pueden estar prácticamente todo el año con temporalidades y sólo ir ajustándose a diferentes disciplinas.

En el mundo offline, la primera posibilidad es la más común, pero en el online, y más específicamente en redes sociales, la segunda opción (tener temporalidades todo el tiempo) es la que reina.

Que las temporalidades existan es una cosa y que apliquen a tu marca es otra, pero definitivamente, si piensas en el calendario de hashtags de Twitter o Facebook, hay muchísimos más eventos (posibilidades) que las que normalmente mapeamos al principio de año como parte del plan de merca o de ventas.

Simplemente, si tomo hoy como punto de partida para enumerar oportunidades de temporada (llamémosle de esta manera a eventos, onomásticos, días de asueto, celebraciones, puentes, vacaciones, etc.), se me ocurren cuatro sólo en febrero: los tamales, el Super Bowl, el puente del primer fin de semana y San Valentín. Todo eso apenas en la primera mitad del mes.

De entrada, es difícil que una marca “entre” en todas estas temporalidades, pero hay algunas -los supermercados, por ejemplo- que sí podrían hacerlo. Una vez pasado el primer filtro, sigue lo más difícil: la aplicación.

En el mismo ejemplo de febrero, hacer publicidad tradicional para los cuatro momentos que mencionó arriba, requiere un altísimo trabajo de organización y planeación, además de lo obvio: mucho, mucho, mucho dinero para producción y pauta.

Por el contrario, invertir en digital, es mucho más rápido y barato en la producción, con todas las ventajas que implica la pauta web (targeteado específico, es 100% medible, toma de decisión inmediata, mensajes distintos dependiendo de cada audiencia, entre muchas otras).

Finalmente, aunque siempre es bueno tenerla, la planeación a largo plazo no es tan necesaria, se puede hacer un mapeado trimestral en el que se decidan todas las oportunidades que se piensen aprovechar durante cada Q y armar promociones o empujar los productos acordes al momento y la marca. Lo único que se necesitará para darle difusión es un pequeño equipo (o agencia externa) que produzca y paute la comunicación.

Incluso si por alguna razón se detecta alguna oportunidad que no estaba previamente en el calendario, bastan un día o dos, incluso horas en algunos casos, para llegar directamente a la gente más perfilada para adquirir nuestros productos en el momento prefecto.

Sólo falta decidirse y por ejemplo, se pueden hacer promociones y comunicación express (o no tanto) del tipo: “No sufras el gasolinazo, motos eléctricas”.

Apenas estamos empezando, todavía quedan muchísimas oportunidades.